Sigue nuestras redes sociales

Nacional

Corrupción crece en primer año de 4T: Inegi

– Aunque la población adulta percibe lo contrario y dice que malos manejos son menos, costo de diligencias aumentó debido a las prácticas ilegales: Inegi

 

CDMX.- El número de víctimas y actos de corrupción en dependencias de gobierno aumentó en el primer año de esta administración federal, aunque la percepción de la población adulta sobre este tipo de hechos se redujo, según los resultados más recientes de la Encuesta nacional de calidad e impacto gubernamental que se elabora cada dos años.

La tasa de prevalencia en esas situaciones ilícitas se incrementó de 14 mil 635 afectados por cada 100 mil habitantes, en 2017, a 15 mil 732, en 2019, al igual que la incidencia, la cual pasó, en el mismo periodo, de 25 mil 541 actos por la misma cifra de ciudadanos, a 30 mil 456.

Mientras que la percepción por parte de la población urbana de 18 años y más sobre la frecuencia de actos de corrupción en instituciones de gobierno se redujo de 91.1% a 87%, de acuerdo con las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Además, la entidad federativa con mayor tasa de prevalencia el año pasado fue Durango, con 25 mil 389 víctimas por cada 100 mil habitantes; le siguen la Ciudad de México (20 mil 690), Estado de México (20 mil 683), Quintana Roo (19 mil 946), Morelos (16 mil 396) y Guanajuato (16 mil 100).

A consecuencia de la corrupción en la realización de pagos, trámites o solicitudes de servicios públicos y otros contactos con autoridades, el costo total de esas diligencias fue de 12 mil 770 millones de pesos, lo que equivale a 3 mil 822 pesos promedio por persona afectada.

Entre los estados que registraron las cifras más altas en este rubro se encuentran Yucatán, con 44.8 mil pesos por víctima; Coahuila, con 17.9 mil pesos; Chiapas, con 15 mil pesos; Querétaro, con 8.6 mil pesos; Nayarit, con 5.9 mil pesos; Puebla, con 5.3 mil pesos, y Guerrero, con 5 mil pesos.

El mayor porcentaje en experiencias de corrupción se reportó en el contacto con autoridades de seguridad, con 59.2% de los casos; seguido de los trámites relacionados con permisos de uso de suelo, demolición o construcción, solicitudes de constancias de libertad de gravamen u otros trámites en el Registro Público de la Propiedad, con 25%.

En tanto, las diligencias ante el Ministerio Público equivalen a 24.8%; las municipales, 22.2%; los procedimientos en juzgados o tribunales, 16.4%, mientras que los vehiculares, 15%.

El Inegi explica que la cobertura y alcance de esta encuesta contemplan sólo actos de corrupción en actos relacionados con la vida cotidiana de los hogares y no de las actividades que permiten el desarrollo de las unidades económicas.

Nacional

Muertes por COVID-19 podrían llegar hasta las 25 o 30 mil: López-Gatell

– El subsecretario de salud había dicho anteriormente que la cifra estaría entre 6 y 8 mil decesos

 

CDMX.– Las muertes por COVID-19 en México podrían llegar a ser hasta 30 mil, de acuerdo con las estimaciones que hicieron autoridades de salud.

“El 27 de febrero, por cierto, di una conferencia de prensa, antes que empezaran las vespertinas en Palacio, la dimos aquí, en la Secretaría de Salud, y precisamente fue uno de nuestros primeros anuncios de estimaciones donde hablamos de 12 mil 500 personas que podrían perder la vida con un intervalo tan de amplio, como justamente el límite de seis mil y podría llegar hasta cerca de 25 mil o 30 mil”, dijo Hugo López-Gatell, titular de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, durante su comparecencia ante el Senado de la República.

“Esperamos que no ocurran tantas defunciones pero, como ya señaló el senador Navarro, es muy impresionante el efecto que tienen las enfermedades crónicas sobre la mortalidad”, agregó.

Continuar leyendo

Nacional

¿En serio con la nueva política económica de López Obrador se va a reconstruir la economía?

Por Fidel Ibarra López

Me inserto en este tema a pesar de que un servidor ha manifestado una oposición abierta a la intención de reactivar la economía. En algún momento se va a tener que hacer, pero no ahora. No hay condiciones para ello. Es falso que se haya aplanado la curva de la pandemia y, sobre todo, es falso que estemos saliendo adelante. El peligro todavía sigue instalado en nuestro país. Y si se abre la economía, muchas personas van a ser infectadas y muchas más van a morir. En ese sentido, me parece una irresponsabilidad mayúscula de aquellos que se decantan por esta vía. Y con ello me refiero desde el presidente López Obrador, hasta gobernadores y alcaldes. Si se desarrolla un segundo rebrote de la pandemia, y este termina siendo más agudo que el primero, los responsables directos van a ser estos mismos que ahora impulsan la reapertura de la economía.

Dicho esto, aboquémonos a la interrogante que da título al presente artículo. Y, de entrada, habría que señalar que el presidente López Obrador vuelve a plantear un documento político-ideológico al igual que lo hizo con el PND 2019-2024. En su cosmovisión de la economía no hay planteamiento donde se lean metas, objetivos, indicadores ni líneas de acción, solamente un conjunto de principios a través de los cuales se va a ejercer la economía.  Por tanto, para entender la cosmovisión económica del presidente, hay que remitirse a esos principios para comprender el alcance de su proyecto para enfrentar la gravísima situación económica.

NO FUNCIONÓ SU PRONÓSTICO A LOS EXPERTOS; ECONOMÍA MEXICANA CRECIÓ ...

¿De qué principios parte el presidente? De los mismos que viene manejando desde el 2006 con el Proyecto Alternativo de Nación, donde se exponía que el fin de este proyecto era el “promover el bienestar, la felicidad y la cultura de todos los mexicanos” (Becerril Saldierna, Garduño & Méndez; 2006, 17 de septiembre; citado en Bolívar Meza, Rosendo; marzo-abril del 2013, p. 83). Desde el 2006 viene manejando esos conceptos y ahora ya en el gobierno los ha plasmado en documentos oficiales, como el PND 2019-2024, así como en otros documentos anexos como el que nos ocupa, “La nueva política económica en los tiempos del Coronavirus”. En ese sentido, se puede calificar de todo al presidente, pero no de incongruente. Se ha mantenido en la misma línea desde la elección del 2006. No obstante, nuestra crítica no va en el sentido de la “congruencia”, sino en el alcance del planteamiento. Pero antes, me avoco a exponer en un resumen un poco apretado, las líneas centrales de esta nueva política económica que anuncia el presidente. Un planteamiento que en esencia “cuida” en un sentido político-ideológico alejarse de cualquier consideración neoliberal.

Así, los principios de los que parte el presidente son los siguientes: 1) Democracia; 2) Justicia; 3) Honestidad; 4) Austeridad; y 5) Bienestar. Desde mi perspectiva, este último es el que articula a los otros cuatro, puesto que la concepción económica del presidente es sociológica. Pero desglosemos cada uno de estos principios para comprender los alcances que presenta la propuesta del presidente López Obrador.

En cuanto al principio de la democracia, Obrador integra en su cosmovisión económica la idea de la democracia directa y la democracia participativa. Y afirma: “…consideramos que la sociedad debe participar de manera activa no sólo en la decisión de los asuntos nacionales, sino también en la administración de los recursos públicos, y gozar de libertad para ejercer en la forma que consideren conveniente” (p. 2). De ahí la medida de entregar directamente los recursos a las familias beneficiadas, sin intermediarios.

AMLO pierde popularidad pero mantiene el apoyo de la gente ...

En lo referente al principio de Justicia, se parte de lo siguiente: la política económica no está al servicio de una minoría. Y para que ello tenga lugar, se afirma, se rompió el dominio del poder económico sobre el poder político. Ahora, señala el presidente, “la riqueza de la nación y los frutos del trabajo de los mexicanos se distribuyen con justicia, y no se permite que los privilegios de pocos se sustenten en la opresión, la inseguridad y la miseria de millones de mexicanos” (p. 5). Frente a esta crisis, entonces, el presidente plantea como principio de gobierno el rescate de los pobres. Eso que en su momento fue un slogan de campaña, hoy se constituye en principio de gobierno.

En lo concerniente a la Honestidad, López Obrador retoma el mantra de su gobierno: la corrupción es el origen de la desigualdad en México. Y, por tanto, reafirma que debe ser combatida no sólo por razones morales, sino también “por la gran cantidad de recursos que se ahorran y liberan para el desarrollo y el bienestar del pueblo”. Y prosigue: “En vez de conseguir líneas de crédito para endeudar al país, como era la práctica neoliberal durante los periodos de crisis, nosotros estamos optando por intensificar el combate a la corrupción” (p. 12).

En lo referente a la Austeridad, el presidente destaca no solamente la reducción de los salarios en los funcionarios de primer nivel, sino a su vez, la eliminación de lujos, prebendas y dispendios que caracterizaban a los gobiernos anteriores. Lo cual también ha permitido ahorrar recursos para destinarlos al “Bienestar del pueblo”. Aquí es necesario detenerse en este punto de la Austeridad, porque el presidente va más allá de plantear este concepto como medida de gobierno, sino al mismo tiempo extiende este principio como “anhelo” para el resto de la sociedad. Y afirma: “si se aplica la austeridad como forma de gobierno, puede convocarse también a la colectividad a convertirla en una forma de vida”. Y prosigue: “Imaginemos lo importante que sería en lo personal y colectivo que le bajáramos al consumismo, a las extravagancias y se disminuyera la frivolidad; que en vez de ser uno de los países donde más se compran productos de lujo pasáramos a ser, lo más pronto posible, uno de los pueblos más sobrios, con menos ostentación, derroche y, sobre todo, con menos desigualdad social” (p. 22). El presidente se equivoca al plantear lo anterior. No se puede plantear sus creencias personales como principio para el resto de la sociedad. Los críticos del presidente no han leído este documento, sino seguramente se le habrían ido al pecho. Es un error plantearlo así, y es un error en doble sentido: uno, por lo que ya señalamos, y dos, porque se yerra en cuanto al concepto de igualdad: no se puede aspirar a cerrar las brechas sociales haciendo que todos nos asemejemos en bienes. Esa es una visión silvestre y campirana del concepto.

Por último, en lo referente al concepto de Bienestar, el presidente afirma lo que ha estado señalando en los últimos días: se decanta por la distribución equitativa de la riqueza, antes que por el crecimiento del PIB per se. Afirma: “El fin último de un Estado es crear las condiciones para que la gente pueda construir su felicidad; y el crecimiento económico y los incrementos en la productividad y la competitividad no tienen sentido como objetivos en sí mismos sino como medios para lograr un objetivo superior: el bienestar general de la población. Y preciso aun más el bienestar material y el bienestar del alma” (Ibid.).

El presidente se equivoca: la economía es una Ciencia y como tal, tiene sus propias leyes. No se puede aspirar a crear “Bienestar” si antes no se tiene la fortaleza económica para generar el crecimiento de la economía. La función del Estado, en todo caso, es generar las condiciones para generar ese crecimiento económico, ya sea en coparticipación con el mercado -a través de la inversión pública- o con un modelo estatista. Y fundamentalmente, su función es procurar, precisamente, la distribución de la riqueza, evitando la concentración de la misma por medio de monopolios u oligopolios.

AMLO y los programas del Bienestar

Y esto último, nos lleva a la interrogante central del presente artículo: ¿con este planteamiento de la política económica de López Obrador se puede reconstruir la economía? Si nos remitimos a lo que se indica en cada uno de los principios que se enuncian, se observa complejo. La postura del presidente es ideológica, no económica.

Y frente a esta posición del presidente, se tiene una grave realidad: La economía acumula cuatro trimestres con crecimiento negativo, y la pérdida de empleos, como el propio López Obrador lo ha afirmado, ronda el millón de empleos de marzo a la fecha. Y de los sectores más golpeados ha sido el sector de la construcción, que lleva 10 meses consecutivos de contracción. La CMIC prevé una caída del 10% para el cierre del año (La Jornada, 26 de mayo del 2020). Asimismo, tras la contracción que se ha presentado en todos estos meses de pandemia, el comercio exterior está en picada. Y el comercio más afectado es el de las manufacturas, que presenta una caída de 42.33 por ciento para este primer trimestre (Ibid.). Esta industria concentra alrededor de 3 millones de empleos y está en una situación compleja.

Duele comentarlo, pero si algo se puede afirmar es que el presidente tiene respuesta para distribuir el gasto público a través de su política social; pero no para generar crecimiento económico. No hay claridad en su política económica, porque ésta no se instala en el plano de la Ciencia Económica, sino en las creencias sociopolíticas del presidente.

Las empresas que están inmersas en una grave situación económica, y que se ubican en el sector servicios, industrial o en el sector primario, tendrán que buscar alternativas por cuenta propia porque no está en las coordenadas del presidente solventar una política en específico para atemperar la situación de esas empresas. Lo suyo es la política social.

Y el problema es que pretende dirigir la economía con los cánones propios de la política social.

No es casual que afirme que en su gobierno se va a cambiar el PIB por el Bienestar. Su gobierno no va a generar resultados en lo referente al crecimiento económico; por eso se traslada a una variable cualitativa donde puede defender a su gobierno. Lo cual es más un movimiento táctico, que económico.

En ese sentido, se anticipa al escenario de ataque de sus adversarios ante los magros resultados económicos que vamos a tener en este gobierno.

Ojalá y me equivoque. Y al final de este gobierno se observen resultados tanto en el crecimiento económico como en cuanto al concepto de Bienestar. Por hoy, no albergo esperanza alguna.

Continuar leyendo

Nacional

¿Encierro hasta que se desapendejen?.- Salinas Pliego

– Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas, cuestionó a las personas sobre cuándo saldrán a la calle a realizar sus actividades normales, pues aseguró que el virus continuará expandiéndose

 

CDMX.- El segundo hombre más rico de México, Ricardo Salinas Pliego, emitió en su cuenta de Twitter tres cuestionamientos a “a mis amigos en cuarentena en Valle o donde quiera que estén recluidos”.

El empresario también preguntó si el confinamiento lo mantendrán ‘hasta que un buen día se desapendejen y decidan salir a vivir la vida con todo y sus riesgos’

“Dado que el virus no se va a extinguir por si solo y que seguirá expandiendo su presencia en tanto haya seres humanos que lo reciban y por lo tanto se multiplique… ¿Cuál es su plan a futuro?”

1.- ¿Quedarse encerrados hasta que haya cura o vacuna?

2.- ¿Quedarse encerrados hasta que el gobierno les diga que pueden salir?

3.- ¿O quedarse encerrados hasta que un buen día se desapendejen y decidan salir a vivir la vida con todo y sus riesgos?

¿O hay algo que no veo, algo que se me escapa? ¡Abrazos cariñosos!”

Durante la pandemia de Covid-19, Salinas Pliego ha estado envuelto en la polémica, debido a que varias de sus empresas, como Elektra, se han negado a cerrar, pese a que hay reportes de contagios en sus instalaciones.

Además, en el noticiario de TV Azteca, también de su propiedad, el conductor estelar, Javier Alatorre, llamó a ignorar las recomendaciones del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Continuar leyendo

Lo Relevante