Sigue nuestras redes sociales

Internacional

Autoridades de Guatemala detienen con violencia a caravana migrante hondureña

– Los migrantes fueron atacados a palos y con bombas lacrimógenas por miembros del Ejército de Guatemala

Las fuerzas de seguridad de Guatemala detuvieron y reprendieron violentamente este domingo a una caravana migrante compuesta por miles de hondureños, que pretenden llegar a México y posteriormente a Estados Unidos en busca del sueño americano.

Según constató Efe, los migrantes fueron atacados a palos y con bombas lacrimógenas por miembros del Ejército de Guatemala cuando intentaron avanzar en una carretera al oeste del país, donde permanecen varados desde la noche del sábado.

Los hondureños forman parte de una caravana migrante conformada por más de 9 mil compatriotas, según cálculos oficiales, que salió desde San Pedro Sula en distintas fases los pasados miércoles, jueves y viernes.

El Instituto Guatemalteco de Migración confirmó a periodistas que “se reportan varias personas heridas“, incluido su personal, miembros del Ejército de Guatemala y migrantes hondureños, aunque sin más detalles por el momento.

Varados cerca de la frontera

El grupo que se encuentra varado está compuesto por alrededor de 6 mil migrantes, mientras que los otros 3 mil hondureños que conforman la caravana han logrado avanzar en algunos casos y en otros la multitud se ha ido diluyendo o ha emprendido el viaje de vuelta a su país.

La caravana se coló ilegalmente entre la noche del viernes y el sábado por el puesto fronterizo El Florido, en el departamento de Chiquimula, 200 kilómetros al oeste de la Ciudad de Guatemala.

Sin embargo, las fuerzas de seguridad impusieron al final del sábado una barrera policíaca unos 20 kilómetros después de la frontera de El Florido, siempre en Chiquimula, por lo que los migrantes se encuentran varados sin poder avanzar.

Al filo de las 07.00 hora local (13.00 GMT), los miles de hondureños intentaron romper la barrera policíaca, pero fueron reprimidos violentamente por aproximadamente un minuto por el Ejército de Guatemala y la Policía Nacional Civil, obligándolos a retroceder.

El director del Instituto Guatemalteco de Migración, Guillermo Díaz, le había informado el sábado por la tarde a una parte de la caravana que “no pueden pasar y no van a pasar.”

Las palabras del funcionario se registraron específicamente en la carretera donde se encuentran varados los migrantes desde el sábado, ubicada en el municipio de Quetzaltepeque, del departamento de Chiquimula.

De acuerdo al director del Instituto Guatemalteco de Migración, se han colocado más de 20 puestos de control policiales en la carretera que conduciría a los migrantes desde su actual posición en el oeste de Guatemala hasta la frontera con México, en el este del país.

“Es imposible que puedan continuar su ruta. Ya pudieron probar y no fue posible pasar. Las personas que ya pasaron ya fueron detenidas. Los invitamos a que regresen a su lugar de origen“, añadió Díaz el sábado por la tarde ante los miles de migrantes.

El Gobierno guatemalteco había mantenido durante toda la semana su posición de no permitir el ingreso al territorio de los miles de migrantes hondureños.

Sin embargo, ante la gran cantidad de personas que se aglutinaron en la frontera el viernes, los agentes de la Policía Nacional Civil decidieron dar un paso al costado y dejaron avanzar a la multitud.

Las autoridades habían advertido que no dejarán ingresar al país a los migrantes si no cumplían con los requisitos establecidos al respecto, especialmente una prueba negativa de la covid-19.

Los hondureños buscan llegar a Estados Unidos para tener mejores condiciones de vida, alejados de la pobreza y la violencia que azotan el istmo centroamericano, especialmente después de la pandemia y los huracanes Eta y Iota, que tocaron tierra en noviembre pasado.

Internacional

Empieza mal la relación bilateral de Biden con Putin

Por: Fidel Ibarra López

En las relaciones internacionales el discurso político se debe cuidar al extremo, porque una declaración mal cuidada puede generar un conflicto político de dimensiones importantes. Lo anterior viene a colación por la declaración del presidente Joe Biden respecto a su homologo Vladimir Putin. Afirmar que su contraparte es un “asesino” no es la mejor vía para iniciar las relaciones bilaterales con la potencia de Europa del Este.

La respuesta de Putin fue inmediata, al calificar las declaraciones de Biden como “muy malas”. Y señaló que el presidente estadounidense “definitivamente no quiere normalizar las relaciones” con su país. Y que actuarán “con base precisamente en esa premisa” (ABC News, 18 de marzo del 2021). Lo anterior se enmarca en lo que afirmo en el párrafo anterior.

La declaración del presidente estadounidense también se acompañó de una amenaza. Aseguró que Rusia “pagará un precio” por haber intervenido en las elecciones del 2016 –donde Trump obtuvo la victoria- y en las elecciones del año pasado. Ante este escenario, el tema se constituye en problema: ¿qué va a hacer Biden? La pregunta es pertinente por lo siguiente: si no actúa después de haber emitido sendas declaraciones, entonces el presidente estadounidense pasaría a considerarse por la comunidad internacional como un “bravucón”. Calificativo con el cual se definió la personalidad política de su predecesor. Pero hay una diferencia sustantiva: esta administración recién ha iniciado. Y se suponía que Biden tenía una personalidad ecuánime, sobria y con la proclividad a la diplomacia antes que al enfrentamiento directo. Tal parece que esa personalidad política era una imagen solamente. En los hechos, el mandatario estadounidense está tocando fibras muy sensibles. Y puede trastocar el equilibrio internacional.

Ahora bien, si Putin declara que “actuarán –en su gobierno- con base en la premisa (del conflicto) que plantea Biden, eso significa que se avecina un escenario complejo, porque la parte rusa se preparará incluso para el peor escenario; esto es, la guerra. Un escenario donde no habría siquiera ganadores dado que ambas partes pierden, por el poderío militar con que cuentan ambas potencias. De hecho, la opción de la guerra ni siquiera debe de considerarse. El nivel tecnológico al que se ha llegado en la producción de armamento, pone en riesgo la viabilidad de la vida humana en el planeta. En ese sentido, la vía no es el conflicto, sino el equilibrio político y militar. Si ese equilibrio se rompe, entonces pasaríamos a un escenario donde la idea del colapso de la vida humana es más que asequible.

Ahora bien, podría entenderse que Biden no se siente “cómodo” con la posición de Vladimir Putin, porque lo conoce y sabe del riesgo que representa para los intereses estadounidenses; pero una cosa es eso, y otra muy distinta que se amenace a su contraparte. Rusia no es un país mediano. Es una potencia global. Y, como tal, actúa. Al igual que lo hace Estados Unidos.

En cierta forma, el problema radica en materializar aquello que en su momento declaró Joe Biden en el 2009, cuando fungía como Vicepresidente en el gobierno de Barack Obama; esto es, en aceptar el fin de la hegemonía unilateral de Estados Unidos. Y aceptar que estamos ante un mundo multipolar; o, para ser más claros, ante un mundo tripolar donde Rusia ocupa, al igual que China, uno de esos tres espacios de poder global. Le guste o no a Biden, esa es la realidad geopolítica en el mundo. Y, por tanto, Estados Unidos no puede determinar unilateralmente lo que puede o no hacer otro país en el mundo –y menos si es una potencia-. Y si lo hace, habrá consecuencias.  

¿Tiene alguna relación este escenario para el caso de México? No en este momento, pero podría tenerlo en el futuro si ocurre lo siguiente: En el gobierno de Donald Trump quedaron en evidencia los países con los que el gobierno estadounidense llegó a tener un escenario cercano a la guerra –Irán y Venezuela- y de confrontación directa –con el gobierno cubano-. Esos tres países fueron los que mayormente salieron beneficiados con la derrota de Trump y ahora buscan tender puentes con Joe Biden. Por tanto, no estarían apoyando una posición de confrontación por parte de Vladimir Putin. Y es aquí donde entre el caso de México. El gobierno del presidente López Obrador no debe inmiscuirse en ningún sentido en el conflicto entre ambas potencias. Y con ello no me refiero a que se decante por alguna de las partes en alguna declaración ante los medios; sino con algo más fino: en su momento, López Obrador afirmó que le extendió la invitación a Vladimir Putin para que visitara nuestro país, a propósito de la colaboración que mostró este último en lo referente a compartir con el gobierno mexicana la vacuna rusa.

Si Putin es recibido por el presidente López Obrador en Palacio Nacional, en ese momento México se convierte en territorio de disputa entre ambas potencias. Y de verdad, no quisiéramos saber lo que eso significa, porque sería dramático para nuestro país. Y para muestra, existe una galería de ejemplos, pero lo más reciente lo tenemos con el caso de Venezuela, Irán y Cuba.

Así, recién inicia la administración de Biden. Y ya se tienen nubarrones importantes en el escenario internacional. A primera vista me parece que Biden está ansioso de demostrar que Estados Unidos está de regreso como potencia global –luego del lapsus que significó el gobierno de Trump-; pero en ese ímpetu puede trastocar el orden internacional con consecuencias desastrosas para todo el orbe.

Hay que estar alertas. Y, sobre todo, el presidente López Obrador, por lo que se indica líneas arriba. El escenario es muy frágil. Y cada paso que se dé, puede tener consecuencias de suma graves.

Continuar leyendo

Internacional

Choque de camionetas en Texas deja 8 migrantes muertos; huían de la policía

– Policías del Departamento de Seguridad Pública de Texas perseguían a una camioneta que chocó de frente contra otra pickup.

TEXAS, EEUU — Ocho migrantes indocumentados que viajaban en una pickup murieron cuando el vehículo chocó con otra camioneta tras una persecución policial cerca de la ciudad fronteriza de Del Río, en Texas, informaron las autoridades.

El choque ocurrió en la carretera federal 277, cuando los policías del Departamento de Seguridad Pública (DPS, en inglés) de Texas perseguían una camioneta Dodge roja, dijo la agencia en un comunicado. La camioneta chocó de frente con una pickup Ford F-150 blanca a casi 48 kilómetros al norte de Del Río.

Choque frontal deja 8 inmigrantes ilegales muertos en Texas, cerca de la  frontera, dicen autoridades | The Epoch Times en español

El conductor de la Ford F-150 y un niño que viajaba con él fueron hospitalizados, al igual que uno de los pasajeros de la camioneta Dodge, según el comunicado de la Policía. Las 8 personas muertas y el pasajero sobreviviente de la camioneta Dodge eran inmigrantes que estaban en Estados Unidos sin autorización, de acuerdo con la Policía de Texas.

El DPS no dijo por qué los policías estaban persiguiendo a la camioneta. Un portavoz señaló que la agencia daría más detalles sobre la persecución y los nombres de las víctimas más adelante.

El conductor de la camioneta Dodge se dio a la fuga tras el accidente, pero fue detenido posteriormente, añadió la agencia.

Continuar leyendo

Internacional

VIDEO: Al menos 5 estudiantes universitarios murieron al caer de un cuarto piso

– Tres de los jóvenes fallecieron al momento y otros dos tras ser trasladados al hospital. Un barandal cedió durante una asamblea de la que participaban unas 60 personas.

BOLIVIA — Al menos cinco estudiantes murieron este martes al caer desde un cuarto piso luego de que una baranda se rompió en la Universidad Pública de El Alto (UPEA) en Bolivia.

De acuerdo con el diario local El Deber, tres de las muertes fueron instantáneas, mientras que dos se produjeron tras ser evacuados a un centro médico. En todos los casos la causa de la muerte es por traumatismo encefálico severo, producto del fuerte impacto.

Los últimos dos decesos se produjeron en el hospital Boliviano Holandés, donde los universitarios llegaron gravemente heridos. Uno perdió la vida cerca al mediodía y el otro estaba en reanimación cardiopulmonar.

Según distintas fuentes, había un numeroso grupo de jóvenes que estaba en una asamblea estudiantil que derivó en protestas y se registraron empujones que provocaron que la baranda cediera.

La Fiscalía, la Policía y los directivos de la universidad ya iniciaron las investigaciones para determinar las causas del accidente.

En un comunicado, la Universidad Pública de El Alto lamentó el “accidente fortuito” y señaló que el “hecho se encuentra en investigación por parte de la Policía Boliviana”, además, las autoridades del centro educativo también “han instruido una investigación interna”.

Continuar leyendo

Lo Relevante